hola
  • Ascendido a Miembro de Número en la Academia de la Historia de Cartagena de Indias por "Entre las huellas de la India Catalina", 29 de junio de 2017
Vallenato

Vallenato Femenino: Gracias Cecilia y Rita

Voces Femeninas del Vallenato

Cecilia Meza la Consentida

Cecilia Meza era la consentida de mi abuela Margot Cuello, que le mandaba a Valledupar el Jeep verde con el conductor para que no cogiera bus hasta San Juan del Cesar en el día de la madre o en el cumpleaños de mi abuela. La imagen que me quedó de Cecilia fue la del año de 1975, cuando llevó acordeón y guitarra a San Juan la noche en que la fragancia de la enramada del primer patio fue vencida por la dulzura de su voz y su acordeón que dictaban tan hermosa lírica para todos los que la escuchábamos arrobados.

Ella tenía noviazgo con mi tío Alfonso Joiro y desde entonces asocio a su voz y a su acordeón al nacimiento de mi fe por la música vallenata, irremediablemente teñida de esa ternura de sus cantos románticos interpretados con el mismo acordeón con que se ejecutaba el vallenato recio en San Juan del Cesar. ¡Gracias Cecilia! ¡Yo quisiera que mis oraciones te tocaran y te devolvieran algo de todo lo bello que me regalaste a mí!

Rita Fernández

A Rita Fernández la conocí por entero, antes de verla, a través de sus canciones que todavía me siento a estudiar en sus músicas y versos porque siempre que vuelvo a ellas aprendo algo distinto de esas armonías y esos poemas líricos. Puedo decir que vivo enamorado de Rita desde que oí su tema Amor y pena en la legendaria versión de Las Universitarias:

Si sientes mucha pena
Por culpa de un amor
Déjalo que se aleje
No sufras corazón…

En 1989 asumí que era correspondido cuando la vi entrando a la Casa de la Cultura de Valledupar donde ella era jurado en el concurso de la canción inédita del Festival Vallenato y le grité: «¡Maestra Rita, soy Nacho Urbina, la admiro mucho!». Ella respondió antes de perderse entre la comitiva que la acompañaba a tomar su sitio en la mesa calificadora: «¡Yo te escucho en la radio!».  Luego surgió esa amistad que tanto honro y que me premió una tarde con ser enseñado en Bogotá por ella misma a tocar los botones del bajo del acordeón a piano porque hasta entonces sólo podía sacar melodías con las teclas blancas y negras. ¡Gracias Rita! ¡Yo quiero que te bese mi pensamiento y lo mejor que he aprendido de ti!

El camino del vallenato femenino aún es muy difícil por la naturaleza machista de la música vallenata, pese a los triunfos de las primeras heroínas, Cecilia y Rita, y quienes las siguieron: Fanny Meriño, Ludis de La Ossa, Jenny Cabello, Chela Ceballos, Patricia Teherán, Adriana Lucía, Esmeralda, Lucy Vidal, Jeimmy Arrieta, entre tantas voces como acordeones sublimes que deben seguir dando aliento hasta vencer al resto de autoras e intérpretes del vallenato que hoy surgen y a las que surgirán.

0
0
            

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply