hola
  • Ascendido a Miembro de Número en la Academia de la Historia de Cartagena de Indias por "Entre las huellas de la India Catalina", 29 de junio de 2017
Crítica

USTEDES, SEÑORES DE LA GUERRA

¿Por qué se extrañaron? Es perfectamente humana la bilis que vertieron por toneles como tinta verde en diarios y portales diversos escritores de oficio cuando otorgaron en 2016 el Nobel de Literatura a un compositor de canciones populares. No sólo es perfectamente humana la envidia, que se cuece junto al odio, sino que, precisamente, esos que azuzaban la beligerancia contra Bob Dylan eran destinatarios de las letras de sus canciones, que citan desde los años cincuenta del siglo pasado grandes hombres de estado, filósofos y auténticos pensadores que no los citan a ustedes, Señores de la Guerra:

Vengan señores de la guerra,
ustedes que construyen todas las armas,
ustedes que construyen los aviones de muerte,
ustedes que construyen las grandes bombas,
ustedes que se esconden detrás de paredes,
ustedes que se esconden detrás de escritorios,
sólo quiero que sepan
que puedo ver detrás de sus máscaras.

Siguen vigente estos versos de Dylan desde Nixon a Maduro. ¿O los maledicentes del Nobel 2016 creen más vigente la oda de Neruda a Stalin? No es de extrañarse que así lo difundan, pues el muy humano odio siempre acompaña al engaño por lo que odium implica inspirar a otros a ejercer como verdad que el fin sobre este suelo no es la búsqueda de la genuina felicidad sino justamente el odio.

Ustedes que nunca hicieron nada
excepto construir para destruir,
ustedes juegan con mi mundo
como si fuera juguetito de ustedes,
ponen un arma en mi mano
y se esconden de mis ojos
y se dan vuelta y corren alejándose
cuando vuelan rápidas las balas.

Trump-Maduro-Duque en la ONU?

¿Por qué extrañarse que Trump se reúna hoy o mañana con Maduro en Nueva York si ya lo hizo con Kim Jong-Un con los mismos antecedentes y en la misma farsa que saben ejercer los hipócritas que son más de temer? Hipocresía no sólo es sinónimo de engaño, sino además de engaño del bueno, es decir: Fingir bondad cuando se busca un interés personal por encima del bienestar de los pueblos.

Como antes Judas,
mienten y engañan.
Una guerra mundial puede ganarse
(me quieren hacer creer)
pero veo a través de sus ojos,
y veo a través de sus cerebros,
como veo a través del agua
que corre por mi alcantarilla.

No hay que extrañarse de lo oscuro y pérfido que también encierra la condición humana, bien por envidia a uno de los poetas mejores pagados y célebres del mundo antes de 2016, bien por el desquicio de promover guerras entre hermanos para distraer o atraer, persiguiendo el interés de pequeños grupos, agravando el sufrimiento de los que ya sufren lo insufrible. Lo extraño es que sigan causando perplejidad y no rechazo universal, ustedes, señores de la Guerra:

Ustedes ajustan los gatillos
para que otros disparen
y luego retroceden y observan.
Cuando el número de muertos asciende
se esconden en sus mansiones
mientras la sangre de los jóvenes
se escapa de sus cuerpos
y se entierra en el barro.

0
0
            

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply