hola
  • Ascendido a Miembro de Número en la Academia de la Historia de Cartagena de Indias por "Entre las huellas de la India Catalina", 29 de junio de 2017
Ensayo Corto

¿QUÉ ES “MORIR CON DIGNIDAD”?

HERNÁN URBINA JOIRO
Cartagena de Indias, 29 de marzo de 2012. 

¿Qué es morir con dignidad? ¿Agonizar enmudecido por la parafernalia tecnológica? ¿Ser ejecutado como un animal abandonado o un criminal? Por supuesto, se alude a los enfermos sin esperanzas de recuperación, y en este caso morir con dignidad sería irse aliviado de sufrimientos, más reconciliado consigo mismo, con los demás y el entorno. Esto lo ofrecen en muchos países los cuidados paliativos y una ley que irá a plenaria del Congreso en los próximos días puede ofrecerlo en Colombia.

Frente a una enfermedad terminal o una situación médica grave no reversible es suficiente dejar por escrito que no se desea tratamiento alguno –que se deja obrar la “eutanasia pasiva”-: pedir esperar un poco para morir -en condiciones dignas-, como se esperó un poco para nacer. Pero si alguien cae repentinamente en esa situación y no expresó su voluntad, esta ley permitirá llenar ese vacío, debidamente, a los familiares más cercanos.

El médico tiene obligación moral de ayudar a tratar el sufrir de estos enfermos hasta que partan definitivamente y enfrentar el caso inverso de quien pide que le aligeren la muerte, lo que no tiene que resultar en un asesinato. Dejar morir es bastante. Matar es una bárbaridad. La nueva ley de cuidados paliativos prohibe los excesos terapéuticos, el asesinato de los pacientes y facilita el uso de medicamentos y terapias para el alivio físico como emocional, incluso de la familia del enfermo.

Lo que no contempla esta ley es que los cuidados paliativos debería ser una destreza enseñada desde la formación universitaria de quien puede sanar pero que puede enfrentar su límite, lo que además humanizaría en grado diverso a un sector endurecido por el actual sistema médico-financiero. La ley de cuidados paliativos prohíbe adelantar o retardar la muerte de estos enfermos y eso se debe inculcar con la misma franqueza con que se enseña a curar.

Tampoco contempla esta ley que un trabajador pueda irse a atender en casa a su pariente en estado terminal, bajo cierta licencia compensada, con apoyo de una unidad de cuidados paliativos, lo que en mucho aliviaría el sufrimiento de estos enfermos y bajaría los costos hospitalarios por este tipo de atención. Ojalá esto se implemente en la ejecución de esta ley que ofrece nuevas oportunidades de mejorar el sufrimiento de quienes hay que acompañar en la profunda y solitaria experiencia de morir.

¿Te interesa ampliar este y otros temas relacionados?
Tienes disponible en línea:
HUMANIDAD AHORA: diez ensayos para un nuevo partidario de lo humano
!En libro electrónico y libro impreso!
Haz clic en la librería virtual de tu preferencia:

SIGLO
AMAZON
GOOGLE BOOKS
APPLE
AMAZON IMPRESO
Barnes & Noble
Casa del Libro
0
0
            

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply