hola
  • Ascendido a Miembro de Número en la Academia de la Historia de Cartagena de Indias por "Entre las huellas de la India Catalina", 29 de junio de 2017
Columnas Columnas Más Recientes

NO ES SUFICIENTE

HERNÁN URBINA JOIRO

El tabaco contiene miles de sustancias nocivas y quienes son obligados a respirarlas pasivamente también corren riesgos significativos —al menos un 20 %— para desarrollar diversos tipos de cánceres y graves trastornos en la salud. En el caso colombiano, impresiona el promedio de muertes relacionadas con el tabaquismo y dadas a conocer por el Gobierno Nacional: 64 al día, cifra mayor a las informadas en 2008 a causa de la violencia: 42 personas diarias.

Por supuesto, representa un avance la recién aprobada ley antitabaco, aunque parezca a veces un lejano remedo de lo que se aprobó el pasado 12 de junio en el Congreso de los EE.UU., donde, incluso, se podrá fijar la reducción de los contenidos de nicotina y otros componentes químicos del cigarrillo. Pero, aún en el caso de los EE.UU., se palpa hasta dónde puede llegar la capacidad de presión de las tabacaleras: en el país «más poderoso» nunca ha sido posible suprimir a la publicidad como principal motor del tabaquismo y la Phillips Morris logró incluir un miembro en el comité gubernamental durante los debates.

En Colombia se festeja como hito histórico que el proyecto aprobado llegue a prohibir dentro de dos años la promoción del cigarrillo en los eventos deportivos, cuando ya hace tiempos que la educación y la salud han debido dejar de depender del consumo de alcohol y el deporte del consumo de cigarrillos. En cuanto a las mayores advertencias de riesgo escritas en los paquetes y la eliminación de las expresiones «light» o «suave», hay que decir que ya estábamos bastante retrasados respecto a zonas como Europa, donde hace cerca de una década se habían implantado.

¿Y la libertad de fumar? Libertad es responsabilidad. Cualquiera puede confinarse, sólo o acompañado, a fumar las miles de sustancias nocivas del tabaco, pero precisamente así: confinado a un lugar sólo para él y los que quieren fumarlas; sino, la libertad de fumar se convierte en abuso sobre quienes detestamos el tabaco, y que, por cierto, somos objeto de burla con el cumplimiento de las restricciones en bares y restaurantes donde suelen separar a fumadores y no fumadores con una línea imaginaria o un letrero en la mitad del salón.

Como cualquiera otra adicción, los programas para la prevención del tabaquismo y la rehabilitación de fumadores son fundamentales, pero no se habla mucho al respecto a propósito de la nueva ley antitabaco colombiana y, en este terreno, la publicidad también será el corazón del asunto. «Un gran número de naturales, tanto hombres como mujeres, traían en la boca un tizón compuesto de hierbas del que aspiraban perfume», escribió Colón en la época y con ello introdujo el tabaco en Europa. Ahora necesitamos que los héroes contemporáneos hablen con igual persuasión sobre los efectos perniciosos de fumar activa o pasivamente.

La buena intención no garantiza, por sí sola, que se haga lo adecuado. No se vislumbra la educación al ciudadano que finalmente se empeñará en reducir las escandalosas cifras de muertes relacionadas con el tabaco. Las cosas avanzan, pero aún no podemos respirar tranquilos.

 

30 de junio de 2009
Cartagena de Indias.

0
0
            

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply