hola
  • Ascendido a Miembro de Número en la Academia de la Historia de Cartagena de Indias por "Entre las huellas de la India Catalina", 29 de junio de 2017

PELIGROSOS NIVELES DE METALES PESADOS EN SANGRE EN COLOMBIA. PARTE I

Mercurio en el pescado

La ingestión de cantidades peligrosas de metales pesados a partir de aguas y alimentos contaminados es una realidad corriente en regiones como China, a causa de malas practicas industriales. La minería ilegal desatada en países como Colombia, Bolivia, Perú y Ecuador, entre otros, ha trasladado esta amenaza real a los ciudadanos de América. La Fundación Humanidad Ahora hizo una medición en Cartagena de Indias cuyo resultado alarmante motiva el desarrollo de un estudio amplio y controlado en la población.

HERNÁN URBINA JOIRO
29 de septiembre de 2015
Revista Humanidad Ahora. Número 4 (Octubre-Diciembre de 2015)

PROBLEMÁTICA MUNDIAL

La más reciente declaración de las Naciones Unidas sobre la calidad del agua en el mundo alerta que cada vez está más amenazada el agua potable, en estos tiempos de cambio climático adverso, por el aumento de la población humana y la expansión de las actividades industriales y agrícolas1. En el informe, Naciones Unidas conmina a la comunidad a asumir el reto de tratar las aguas contaminadas, como a prevenir futuras contaminaciones. Y agrega:

Cada año, muere más gente a causa del agua no apta para el consumo que a causa de todo tipo de violencia, incluidas las guerras, y el mayor impacto se da en los niños menores de cinco años2.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado una profunda preocupación en torno a 10 químicos que amenazan a la humanidad, entre ellos: cadmio, plomo y mercurio3, tres metales pesados con conocida y peligrosa presencia en diversas aguas del mundo, incluida Colombia. En el caso de China, se ha documentado que los dos principales ríos de la conocida población de Guiyu, rios Lianjiang y Nanyang, tienen concentraciones de metales pesados hasta 18 veces más que ríos controles distantes4, y que el arroz que se consume en esa región tiene concentraciones medias de cadmio, cobre y mercurio hasta 4 veces mayores a la concentración máxima permisible (MAC)5.

Escasea cada vez más el agua potable
por la actividad industrial y agrícola
en estos tiempos de cambio
climático adverso: ONU

Se ha informado que las concentraciones de mercurio en el cabello de los pobladores en Guiyu son hasta 4 veces más altas que en voluntarios de la región de Jinping. Un análisis de regresión múltiple encontró asociación entre estos altos niveles de mercurio en la población con la frecuencia de ingesta de mariscos6.

La OMS ha advertido que la exposición al mercurio, incluso a pequeñas cantidades, puede causar graves problemas de salud7, y que definitivamente es muy peligroso para el desarrollo intrauterino, como ya lo han señalado múltiples estudios8. La principal consecuencia sanitaria del metilmercurio es la alteración del desarrollo neurológico. Por ello la exposición a esta sustancia durante la etapa fetal puede afectar el pensamiento cognitivo, la memoria, la capacidad de concentración, el lenguaje y las aptitudes motoras y espacio-visuales de los niños. Otros trastornos observados por toxicidad mercurial incluyen temblores, insomnio, proteinuria, insuficiencia renal y mayor riesgo de muerte por hipertensión arterial y enfermedades cerebrovasculares9.

La OMS incluye al mercurio dentro de las
diez sustancias más peligrosas del
planeta y señala al pescado y los mariscos
contaminados como la principal fuente de
toxicidad para el hombre

La OMS incluye al mercurio entre los diez productos más peligrosos del planeta y considera que la principal vía de exposición humana es el consumo de pescado y mariscos contaminados con metilmercurio, la forma orgánica del mercurio transformada por las bacterias, aunque también hay emisiones peligrosas de mercurio en la combustión de carbón, incineración de residuos, la extracción minera de oro y otros metales y por el exceso de uso de amalgamas dentales con mercurio10.

En cuanto al plomo, la OMS advierte que las cantidades que se van acumulando en el cerebro, especialmente en los niños de corta edad, pueden estar ocasionando en este momento cerca de 600.000 nuevos casos anuales de discapacidad intelectual11 y se considera que los efectos neurológicos y conductuales asociados al plomo son irreversibles. En las embarazadas, la exposición a concentraciones elevadas de plomo pueden ser causa de aborto, muerte fetal, parto prematuro, bajo peso al nacer y malformaciones en el feto12. El plomo también causa daños duraderos en los adultos por aumento de riesgo de hipertensión arterial, daño renal, toxicidad en médula ósea, inmunodepresión y toxicidad reproductiva13.

La OMS estima que no existe un nivel de exposición al plomo que pueda considerarse totalmente seguro. Cuanto mayor es el nivel de exposición a este metal pesado, más aumentan la diversidad y la seriedad de los efectos asociados. Incluso las concentraciones en sangre que no superan los 5 pg/dl —nivel hasta hace poco considerado seguro— pueden entrañar una disminución de la inteligencia del niño, así como problemas de comportamiento y dificultades de aprendizaje. La OMS considera que más de tres partes del plomo contaminante mundial proviene de la fabricación de baterías de plomo para vehículos de motor, aunque no es despreciable la cantidad que genera la explotación minera, actividades de reciclaje, uso de gasolinas, pinturas, materiales de soldadura, vajillas de cristal, municiones, esmaltes, cerámicas, artículos de joyería y juguetes con plomo14.

La OMS alerta que también puede contener plomo el agua potable canalizada a través de tuberías de plomo o con soldadura a base de este metal o por ingestión de alimentos contaminados por las aguas cargadas con este metal pesado. La OMS también incluye al plomo dentro de la lista de los diez productos químicos más causantes de graves problemas de salud pública y que exigen la intervención de los estados miembros de la ONU15.

El cadmio es un mineral no esencial para el hombre, que lo absorbe por exposición a productos de trabajos de fundición de minerales como zinc, plomo o cobre, entre otros, fabricación de acumuladores eléctricos, pigmentos de pinturas, recipientes con soldadura de cadmio, o por agua o alimentos contaminados y en el humo de cigarrillo, principalmente. En el cuerpo humano el cadmio tiene una vida media de hasta 30 años. El cadmio se acumula en hígado, riñones, páncreas y glándulas salivales, y es causa probada de depresión en medula ósea, daño renal y pulmonar, fracturas óseas patológicas, hipertensión arterial16 y se considera cancerígeno17. Desde hace décadas se aboga para minimizar las descargas de cadmio al medio ambiente, incluidas las fuentes de abastecimiento de agua o de pesca18.

PROBLEMÁTICA EN COLOMBIA

El más reciente estudio nacional del agua de Colombia19 reitera que los metales pesados son una fuente importante de contaminación a los sistemas hídricos, en especial el mercurio, el cadmio, el plomo y el cromo. Los muestreos del año de 2013 encontraron niveles altos de mercurio, con niveles críticos en el río Magdalena, en la zona de Calamar —zona de inicio del Canal del dique. Se hallaron niveles críticos de cadmio en el río Negro, en el municipio de Puerto Salgar; en el río Bogotá, en Tocaima y en el río Carare, en Puerto Araujo —todos afluentes del rio Magdalena. Se identificaron niveles críticos de cromo en el río Bogotá, en Villapinzón y Tocancipá —también tributarios del rio Magdalena— y niveles críticos del plomo en el mismo rio Bogotá, en el río Marmato, como en el río Cauca, en Cali y en el río Nechi.

Un trabajo desarrollado por la Universidad de Córdoba en la cuenca del rio San Jorge en el año 201120 informó que las concentraciones medias de mercurio en sangre de los habitantes de Bocas de Uré, Puerto Córdoba y mina el Alacrán exceden el límite permisible (<5.8µg/L) establecido por la Agencia de Protección Ambiental Americana (EPA). Se registró daño en el ADN en sangre de habitantes de la mina el Alacrán. Estos resultados sugieren que los daños genotóxicos registrados pueden estar asociados a la actividad minera, como consecuencia de la liberación de metales pesados.

El Instituto Nacional de la Salud de Colombia recientemente publicó un trabajo sobre efectos genotóxicos asociados a metales pesados en población humana de la región de La Mojana,asociaciones significativas (p<0,05) entre la presencia de mercurio y de cadmio y daño en el ADN humano en estas regiones con impacto por la minería ilegal21.

En el año 2009, la Universidad Nacional de Colombia reveló que el embalse del Muña es un factor contaminante con metales pesados para los pobladores del municipio de Sibaté22, en especial para la población joven, de predomino femenino, localizada en las áreas surorientales. Quienes reportaron un consumo diario de pescado, presentaron una media de niveles de mercurio superior a la del resto de la población. Los niveles de metales pesados en sangre obtenidos por el presente estudio mostraron un incremento en los promedios con relación a los datos reportados por el estudio del grupo de Salud pública de la Universidad Nacional realizado en la misma zona hace aproximadamente 10 años.

El más reciente Estudio Nacional del
Agua revela que los principales ríos de
Colombia están contaminados con
metales pesados

canal del dique
Canal del Dique (Cortesía de Cardique).

 

PROBLEMÁTICA EN LA REGIÓN DE CARTAGENA DE INDIAS

Un estudio de la Universidad Nacional de Colombia publicado en 201123 muestra que tres especies de peces de consumo entre los pobladores de la bahía de Cartagena, el Oligoplites palometa (Siete cueros), el Haemulon steindachneri (Ronco rayado) y el Caranx crysos (Cojinoa), exceden los límites de mercurio permisibles por la OMS para consumo por la población general, de 0,5 microgramos de mercurio por gramo de músculo. La OMS tiene además como nivel máximo permisible de consumo de mercurio para niños y mujeres de 0,2 microgramos de mercurio por gramo de músculo. Este estudio encontró que nueve especies adicionales tiene concentraciones cercanas a este límite. El metilmercurio (mercurio orgánico y más tóxico), que siempre debe estar por debajo del mercurio total (menos del 10%), arrojó valores en promedio hasta del 22%.

Un trabajo sobre determinación de cadmio, plomo y mercurio en las estructuras calcáreas del coral Diploria clivosa, del Sotavento de la isla de Barú (Colombia) detectó concentraciones considerablemente peligrosas, con posibles repercusiones nocivas en la salud de la población humana asentada en la Isla de Barú24.

Otra investigación25 indagó sobre la concentración de cadmio en las ostras de la bahía de Cartagena de Indias, Colombia, en seis puntos: Álcalis, Bocachica, Caño de Loro, Caño Zapatero, Ciénaga Honda y Zona Franca, encontrando niveles altos especialmente en Ciénaga Honda y Bocachica. Este estudio alerta sobre el peligro al que están expuestos los consumidores de ostras capturadas en la Bahía de Cartagena y a las autoridades sobre la vigilancia en estos puntos críticos.

La Fundación Humanidad Ahora midió los niveles sanguíneos de mercurio en un hombre de 50 años, con 15 años de residencia en el barrio Bocagrande de Cartagena, el mismo tiempo y barrio de trabajo en ambiente de oficina —antes trabajó en Bogotá también en ambiente de oficina—, con ingesta predominante de dieta mediterránea desde esos mismos 15 años, que incluye pescado pero no mariscos. Sus niveles de mercurio son de 7 µg/L (Ver figura 1), que excede el límite permisible (<5.8µg/L) establecido por la Agencia de Protección Ambiental Americana (EPA) y está a sólo a 1 µg/L de lo permitido en USA por la Agencia Norteamericana de Sustancias Toxicas y Registro de Enfermedades (ATSDR) y a 3 µg/L del máximo permitido por la OMS.

Considerando que el pescado es la principal fuente de contaminación tóxica por mercurio en seres humanos y que tanto el río Magdalena, que drena en la bahía de Cartagena por el Canal del Dique, y la propia bahía de Cartagena, están contaminados con metales pesados —sus aguas, peces y mariscos—, se ha puesto en marcha un estudio de riesgo por metales pesados para la población de Cartagena de Indias.

Niveles de mercurio en un hombre de barrio Bocagrande2

 

REFERENCIAS

1. Naciones Unidas. Declaración sobre la Calidad del Agua de «UN Water». New York. 22 de marzo de 2015.
2. Naciones Unidas. Declaración sobre la Calidad del Agua de «UN Water».op. cit.
3. Organización Mundial de la Salud. Ginebra. 2010. Prévenir la Maladie Grâce à un Environnement Sain. Il est nécessaire de prendre des mesures concernant les produits chimiques gravement préoccupants pour la santé publique .
4. Wong CS , Duzgoren-Aydin NS, Aydin A, Wong MH. Guiyu. Evidence of excessive releases of metals from primitive e-waste processing in Guiyu, China. Environ Pollut. 2007 Jul;148(1):62-72. Epub 2007 Jan 19.
5. Jianjie Fu, Qunfang Zhou, Jiemin Liu, Wei Liu, Thanh Wang, Qinghua Zhang, Guibin Jiang A. High levels of heavy metals in rice (Oryza sativa L.) from a typical. E-waste recycling area in southeast China and its potential risk to human health. Chemosphere 71 (2008) 1269–1275.
6. Ni W, Chen Y, Huang Y, Wang X, Zhang G, Luo J, Wu K. Hair mercury concentrations and associated factors in an electronic waste recycling area, Guiyu, China. Environ Res. 2014 Jan;128:84-91. doi: 10.1016/j.envres.2013.10.005. Epub 2013 Nov 19.
7. Organización Mundial de la Salud. El mercurio y la salud. Nota N°381. Septiembre de 2013.
8. Carocci A, Rovito N, Sinicropi MS, Genchi G. Mercury toxicity and neurodegenerative effects. Rev Environ Contam Toxicol. 2014;229:1-18. doi: 10.1007/978-3-319-03777-6_1. Review
9. Organización Mundial de la Salud. El mercurio y la salud, op. cit.
10. Ibíd.
11. Organización mundial de la salud. Intoxicación por plomo y salud. Nota N°379. Agosto de 2016.
12. Flora G, Gupta D, Tiwari.Toxicity of lead: A review with recent updates. A. Interdiscip Toxicol. 2012 Jun;5(2):47-58.
13. Organización mundial de la salud. Intoxicación por plomo y salud, op. cit.
14. Ibid.
15. Ibid.
16. Thévenod F, Lee WK. Toxicology of cadmium and its damage to mammalian organs. Met Ions Life Sci. 2013;11:415-90. doi: 10.1007/978-94-007-5179-8_14. Review.
17. Luevano J, Damodaran C. A review of molecular events of cadmium-induced carcinogénesis. J Environ Pathol Toxicol Oncol. 2014;33(3):183-94. Review.
18. Bosch AC, O’Neill B, Sigge GO, Kerwath SE, Hoffman LC. Heavy metals in marine fish meat and consumer health: a review. J Sci Food Agric. Ago 3, 2015.
19. IDEAM-Ministerio de Medio Ambiente. Estudio Nacional del Agua 2014. Bogotá. Mayo de 2015.
20. Madrid, Gloria Lucia; Gracia Herrera, Lisy del Carmen; Marrugo Negrete, José Luis; Urango Cardenas, Iván David. Genotoxicidad de metales pesados (Hg, Zn, Cu, Pb Y Cd) asociado a explotaciones mineras en pobladores de la cuenca del río San Jorge, Colombia. Rev. Asoc. Col. Cienc.(Col.), 23: 103-111; 2011.
21. Calao, Clelia Rosa; Marrugo, José Luis. Efectos genotóxicos asociados a metales pesados en una población humana de la región de La Mojana, Colombia. Revista Biomédica. Vol. 35 2015.
22. Combariza Bayona, David Andrés; Uribe Alba, Marcela Varona; Rodríguez Pulido, Isabel. Contaminación por metales pesados en el embalse del Muña y su relación con los niveles en sangre de plomo, mercurio y cadmio y alteraciones de salud en los habitantes del municipio de Sibaté, Colombia. Universidad Nacional De Colombia Facultad De Medicina Departamento De Toxicología Bogotá, 2009.
23. Cogua Pilar; Duque, Guillermo; Zea Sven, AFP, Castaño, Andrés Felipe. La bahía de Cartagena está contaminada con mercurio. Matices (Universidad Nacional de Colombia). N. 29. Mayo de 2011.
24. Torres Llerena, Humberto; Sanabria Camilo Torres. Determinación de Cadmio, Plomo y Mercurio mediante Espectrofotometría de Absorción Atómica en las estructuras calcáreas del coral Diploria clivosa, del Sotavento de la isla de Barú (Colombia). Revista ingenio libre. Número 4. Universidad Libre de Colombia. Bogotá. 2006.
25. Paba Manjarrez, Ganiveth; Angulo Castro, Ildefonso; Padilla Utria, Leidys. Bioacumulación de cadmio en ostras de la bahía de Cartagena. Revista Ingenierías Universidad de Medellín, volumen 7, No. 13, pp. 11-20.

0