hola
  • Ascendido a Miembro de Número en la Academia de la Historia de Cartagena de Indias por "Entre las huellas de la India Catalina", 29 de junio de 2017
Ensayo Corto

HUMANIDAD SIN REFUGIO

Campo de refugiados en Burkina Faso (Foto Wikimedia Commons).

Refugiados que huyen de la muerte y quienes amenazados los contemplan llegan, todos en estampida buscar correr hacía donde mejor creen poder defenderse.

Hernán Urbina Joiro
Abril-Junio de 2016.

Uno de los pilares de la biología —si no el pilar por excelencia— es que se rechaza todo aquello que se percibe como «distinto». Es la base de la inmunidad contra las infecciones y los tumores, pero también es causa de las enfermedades que ocasionan las defensas propias del organismo —enfermedades autoinmunes— al confundirnos nuestras mismas células guardianes con un enemigo y es esa también la causa de las guerras entre seres humanos que se perciben de un momento a otro como «nuevas amenazas». Pero no es menos válido decir que eso que amenaza puede dejar de hacerlo, en grado diverso, cuando se le empiezan a notar rasgos que resultan familiares. Siempre se ha podido dejar de reaccionar contra lo que amenazaba, aunque, de veras, eso que entrañaba peligro siga teniendo su naturaleza invariable. Es posible adquirir tolerancia a eso que no soportábamos y esto no tiene que significar indiferencia o desdén, sino justamente lo que la expresión indica: dejar de ser sectario, saber más, conocer otras significaciones acerca de eso que intimida o que cambió súbitamente de forma intimidante 1.

En la actual estampida de hombres, mujeres y niños que huyen de la muerte en Siria o en Yemen o Somalia o Nigeria reside la misma dinámica de la naturaleza «distinta» de esas personas amenazadas que huyen de su suelo y que luego son amenazados por otras gentes «distintas» en el suelo que pisan buscando refugio. Ha sido el sino de las diásporas desde milenios, desde siempre, el acaso de los grupos errantes y despreciados por prejuicios como ser pobres o presuntamente peligrosos.

 

Rechazamos lo que es distinto,
pero también es posible dejar de
rechazar cuando se aprecian rasgos
familiares, aunque lo otro siga invariable

 

Es cierto que el terrorismo contemporáneo, vinculado a lo árabe o lo islámico, es una variable que complica la estampida de quienes huyen de la guerra en Medio Oriente, pero no deja de ser irónico que El Islam estuviera en el corazón del hombre de occidente por siglos, y que hoy el occidental no pueda resolver ese verdadero choque de civilizaciones 2 con el islamismo que ahora le resulta amenazante —aunque sí hay extremistas que se deben enfrentar—, cuando la mayoría de las veces lo islámico llega a bordo de barcas o pateras o a pie, inmigrando en busca de sustento o apenas buscando prolongar la vida en las condiciones que le quiera imponer en Occidente. No toda sombra del Islam debería inquietarnos y en cualquier caso no es posible ignorar el sufrimiento indecible de los inmigrantes orientales  que salen de sus tierras en llamas para enfrentar una feroz xenofobia como no se veía desde la Segunda Guerra Mundial: De acuerdo al periódico The Times, en Middlesbrough, a tres horas de Londres, las puertas de 155 inmigrantes fueron rápidamente pintadas de rojo tras su llegada 3, personas que apenas pueden alcanzan a decir: «Usted cree que nosotros emprenderíamos este peligroso viaje y nos congelaríamos al aire libre si estuviéramos seguros en Siria» o «Sólo teníamos que escoger, o moríamos en nuestra ciudad natal o tomábamos esta ruta y arriesgábamos morir en el mar 4.

Los asaltos y los abusos no acaban al salir de Siria o de las tierras en guerra. Cada vez son más frecuentes las denuncias de abusos sexuales a mujeres refugiadas. La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) han evidenciado que las mujeres e inmigrantes que transitan por Europa corren alto riesgo de ser víctimas de abusos, que mientras los gobiernos aplican restricciones y refuerzan los controles fronterizos, los centros de recepción y tránsito pueden llenarse, lo que agravará la tensión y aumentará el riesgo para las mujeres y niños; que muchas mujeres aseguraron haber sido forzadas a mantener relaciones sexuales para «pagar» y proseguir su viaje; que muchas mujeres, como no quieren retrasar su viaje, no denuncian los abusos ni buscan ayuda médica; que otras se casaron «por desesperación» y para evitar nuevos abusos.

Más de la mitad de los refugiados
son mujeres y niños
y el flujo a Europa es en promedio
de 2.000 refugiados por día

 

ACNUR y UNFPA lamentaron de que los centros de recepción no apliquen prácticas fáciles como dejar la luz encendida de noche y separar a los refugiados por sexos para evitar incidentes. Esta situación se torna más trágica si se considera que más de la mitad de los refugiados son mujeres y niños y que el flujo de personas que alcanzan las costas europeas sigue siendo de 2.000 diarios, agrega el comunicado conjunto de ACNUR y UNFPA del 20 de enero de 2016. Suiza y Alemania han establecido que los refugiados «Deben aportar a su manutención, ya sea con un porcentaje de su salario o con joyas de familia, en tanto que la percepción y monto de ayudas sociales en este país depende y así lo establece la ley, de la situación de cada uno 5. Los demandantes de asilo deberán entregar los objetos de valor y el dinero en metálico que supere una cifra que oscile entre los 350 y los 750 euros. En el caso suizo, tienen que entregar a las autoridades todo el dinero que lleven por encima de los 914 euros. Días antes, Dinamarca había anunciado que decomisará, «para ayudarlos» su dinero mayor a 1.340 euros 6.

La terrible diáspora siria ha opacado otras grandes y antiguas crisis de refugiados como lo ha advertido ACNUR: la crisis del cuerno de África o por los conflictos en Yemen y Somalia o las huidas masivas en Nigeria por los ataques indiscriminados de Boko Haram, donde al menos 100.000 personas han tenido que huir de sus hogares en la región de Diffa. América vive su propio drama por refugiados. Colombia lidera la lista latinoamericana de asilo y refugio. ACNUR registra que entre 1969 y 2014, unos 11.1 millones de latinoamericanos pidieron protección en otro país. El 35,8% provino de Colombia. Los incrementos mayores se produjeron en el año 2000, cuando la cifra anual pasó de 4 mil a 14 mil colombianos y en 2007, de 94 mil a casi 600 mil peticiones de asilo, la mayoría de ellas presentadas a Ecuador y Venezuela. El segundo lugar lo ocupa El Salvador con 3, 048,633 solicitudes, la mayoría hechas a México y Estados Unidos. Guatemala ocupa el tercer lugar con 1.5 millones de peticiones con un mayor incremento ocurrió entre 1999 y 2000, al pasar de 28 mil a más de 122 mil solicitudes. Cuba es el primer país que apareció en las estadísticas de ACNUR. Arrancó en 1969 con 14 mil cubanos asilados en Venezuela. En total, ACNUR registra 583 mil solicitudes de cubanos en 45 años, la mayoría refugiados. En el sexto lugar está México con 327 mil peticiones y cerró el año de 2014 con el número más importante, unos 40 mil mexicanos pidiendo refugio en Estados Unidos. Venezuela ocupa el noveno lugar con un total de 92725 peticiones. Su historia de migraciones es reciente, con un fuerte incremento entre 2001 y 2002.

Las diásporas crecen, las fronteras humanas se multiplican, pero es en verdad el hombre quien crea sus propias y siniestras fronteras, sus realidades fantasmales 7. El gran pensador y neurofisiólogo chileno, Humberto Maturana, podría ayudarnos a entender mejor estas realidades que aquí se aluden. Maturana planteó un tremendo paradigma en 1960 al publicar sus investigaciones en donde concluía que el ojo de la rana construye su realidad, que no la representa, que la rana ve lo que necesita, por ejemplo insectos, y no se molesta en representar —y por lo tanto mirar como cuestiones existentes—, a otros animales de movimientos lentos, que de momento no les interesa 8. Con esto, Maturana pone de presente que los seres vivos suelen inventar sus realidades, lo que podría decirse de este modo: la realidad trascurre, realmente, a nuestro interior. Habría incluso una «realidad» para cada persona y eso debe invitarnos a conocer, a tratar de entender lo que han construido los otros en sus mentes e incluso a ser responsables al momento de proponer a otros «nuestra realidad». El alambre de púas que nos separa de los refugiados estaba antes, en nuestra preconcepción.

Mucho y grande sufrimiento se sigue generando con el uso perverso de la razón para discriminar, rechazar y dominar. Toda nuestra cultura, sus ideologías y su ciencia, la hemos inventado, en principio, para derrotar el miedo, la duda, la incertidumbre, para sobrevivir, pero se pasa por alto que mucho de eso que ha sido inventado, nuestras fronteras, nuestras realidades fantasmales, incluso hasta en principio con un propósito «altruista», luego podría empezar a aniquilar y a generar sufrimiento. Digámoslo, por fin, en palabras de Wordsworth:

 

En nuestra debilidad, creamos distinciones, y
después
Creemos que nuestras pueriles fronteras son cosa
Que percibimos, y no que hayamos creado 9.

 

Al cierre de esta sexta edición de Humanidad Ahora, El Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi, junto a los jefes de UNICEF, ACNUR y el Consejo Noruego para los Refugiados, entre otros líderes, todavía llamaban en vano a mejorar el acceso humanitario y el suministro de ayuda en los territorios sirios; pedían acceso sin obstáculos y continuo para que las organizaciones humanitarias llevaran ayuda inmediata a las personas necesitadas en Siria; pedían pausas humanitarias y ceses de hostilidades incondicionales y supervisados para permitir que se entreguen alimentos y otro tipo de asistencia urgente a la población civil, vacunación y otras campañas de salud; pedía que los niños pudieran volver a sus estudios; pedían el cese de los ataques contra la infraestructura civil para que las escuelas, los hospitales y los suministros de agua se mantengan protegidos; pedían la libre circulación de todos los civiles y la suspensión inmediata de todos los asedios realizados por todas las partes en el conflicto. Pero todos estos llamamientos deberían regir para todos los sitios de crisis humanitaria por violencia en el mundo.

 

Levantamos fronteras con buenos propósitos,
pero luego olvidamos sus orígenes,
precisamente cuando ya generan sufrimiento y muerte

 

«Cada diez minutos nace un niño apátrida en alguna parte del mundo, por lo que éste es un problema que va en aumento. En los países que acogen a las 20 poblaciones apátridas más grandes, nacen por lo menos 70.000 niños apátridas cada año», ha denunciado ACNUR, que en un informe divulgado a finales de 201510, planteó cómo el desplazamiento deja cicatrices que acompañarán de por vida a los niños apátridas. Según la ACNUR, «en el corto tiempo en que los niños pueden ser niños, la apatridia puede grabar en piedra serios problemas que los perseguirán durante toda su infancia y los condenarán a una vida de discriminación, frustración y desesperación». ACNUR propone darles a los niños la nacionalidad del país en donde nacen, si de otra manera se convertirían en apátridas; reformar las normas para facilitar que las madres transmitan a sus hijos la nacionalidad en igualdad de condiciones con los padres; garantizar el acceso universal al registro de nacimientos para prevenir la apatridia y eliminar leyes y prácticas que privan a los niños de la nacionalidad por causa de su etnia, raza o religión.

No se puede generalizar para todos los seres humanos al hablar de sufrimiento. El ritmo y modo personal con que puede transcurrir el sufrimiento en la vida de cada cual hace que realmente cada uno sufra de manera singular y secreta porque nadie puede saber, experimentar, reproducir, exactamente cada yo que sufre. Mi sufrir exacto sólo lo sabe mi yo, que es único. Los demás sólo podrán imaginar mi sufrimiento 11.

Los que escapan de la muerte, sea por la guerra o por el hambre, no necesitan obsequios sino, ante todo, que les permitan empoderarse de eso que mejor saben hacer para propiciar su vida con dignidad y la del resto de sus congéneres. El fin sobre el humus sigue siendo alcanzar la felicidad, pero hay que armar esa felicidad juntando nuestro pedazo de ella con los otros que tienen los demás seres humanos. Las diásporas crecen como crecen también las dificultades por los refugiados que llegan heridos en sus cuerpos y sus almas. Lejos se está en la humanidad sin refugio de alcanzarse esa aptitud pregonada por Walt Whitman hace poco más de un siglo:

No pregunto al herido como se siente… yo mismo me convierto en el herido 12.

 

REFERENCIAS

1 Urbina Joiro, Hernán. Realidades fantasmales. En: Humanidad Ahora: Diez ensayos para un  nuevo partidario de lo humano. Cartagena. Fundación Humanidad Ahora. 2014.

2 Huntington, Samuel. El Choque de Civilizaciones y La Reconfiguración del Orden Mundial. Barcelona. Paidos Ibérica. 2005.

3 Norfolk Andrew. Apartheid of the asylum seekers on British streets. The Times. Londres. 20 de enero de 2015.

4 ACNUR. Duro invierno dificulta aún más la vida de los refugiados.  Serbia. 21 de enero de 2016.

5 Valero Carmen. Alemania también ‘desvalijará’ a los refugiados, tras Dinamarca y Suiza. El Mundo. Berlín. 21 de enero de 2016.

6 Poza Maupain, Pedro. Una ley para ‘desvalijar’ a los refugiados en Dinamarca. El Mundo. Copenhague. 13 de enero de 2016.

7 Urbina Joiro, Hernán. Realidades fantasmales, op. cit.

8 Maturana, H. R., Lettvin, J. T., McCulloch, W. S., Pitts, W. H. Anatomy and physiology of vision in the frog. J. Gen. Physiol. 43: 129-175, 1960.

9 Wordsworth, William. Preludio. Madrid. Visor. 1980.

10 ACNUR. Aquí estoy, aquí pertenezco. La urgente necesidad de acabar con la apatridia infantil. Ginebra. Noviembre de 2015.

11 Urbina Joiro, Hernán. El lenguaje del sufrimiento, op. cit.

12 Whitman, Walt. Hojas de hierba. Madrid. Alianza Editorial. 1983.

¿Te interesa ampliar este y otros temas relacionados?
Tienes disponible en línea:
HUMANIDAD AHORA: diez ensayos para un nuevo partidario de lo humano
!En libro electrónico y libro impreso!
Haz clic en la librería virtual de tu preferencia:

SIGLO
AMAZON
GOOGLE BOOKS
APPLE
AMAZON IMPRESO
Barnes & Noble
Casa del Libro
0
0
            

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply