hola
  • Ascendido a Miembro de Número en la Academia de la Historia de Cartagena de Indias por "Entre las huellas de la India Catalina", 29 de junio de 2017
Entre las huellas de la India Catalina Escritos con Humanidad

¿Cómo se escribe la historia?

La historia personal debe escribirse con el corazón y la de los pueblos con la cabeza. En ambos casos, se actuará con sinceridad, pero las emociones, la afectación que toca el punto de vista, no deben dominar en la historiografía, que, más bien, debe acercarse a la ciencia y no a la ficción. Mejor no pudo decirlo Octavio Paz en El Laberinto de la Soledad, que el historiador escribe como hombre de ciencia, aunque tenga visiones como el poeta. La historia la escriben los hombres lo que implica la eterna lucha entre lo siniestro y lo benigno que albergan todos los seres humanos.

Quien escribe, en todo caso, está contando la verdad como la entiende y eso la hace “su verdad”, que no tiene que ser necesariamente la verdad del colectivo. Por ello la historiografía debe ser lo más científica posible, contada por las mismas pruebas que se aportan y que el colectivo pueda examinar.  Con esto se hace otra tremenda consideración: la historia siempre estará abierta a nuevas pruebas y revisiones, nunca tendrá dicha la última palabra.

Inicio de una investigación histórica.

Cuando inicié hace 20 años la investigación sobre la India Catalina, la hipótesis a probar era completamente distinta a la que finalmente surgió. Cuando el Maestro Héctor Lombana me aseguró en que la India Catalina no había existido, tuve a mi frente la ocasión de escribir cómo la estatua más célebre de Cartagena -y la propia historia de Cartagena- estaba construida sobre una mentira. Pero había que investigar el marco teórico y allí empezaron los problemas.

Era 1997 y la Academia Colombiana de Historia era el mejor sitio para reconstruir ese marco donde Pedro de Heredia habría conquistado el inexpugnable territorio de Cartagena sin ayuda de una india nombrada por Catalina. Revisando el Tomo III de la extensa obra de Oviedo, la hipótesis de la inexistencia de la India Catalina empezó a tambalear cuando se describe que Heredia desvía su rumbo hacia Cartagena para ir a Gaira  a recoger una india nacida y criada en Cartagena. Pero el golpe que hizo añicos para siempre la hipótesis primera, y obligó a replantear la búsqueda, lo propinó Juan de Castellanos, que vivió en el mismo tiempo de la India Catalina:


Una india llamada Catalina
Desde Santo Domingo se traía
Y era de Zamba pueblo que confina
Con los que viven en esta bahía

En lengua Castellana muy ladina
Y la que destas gentes entendía
La cual de esta costa llevó presa
Siendo muchacha Diego Nicuesa

 

Más de un centenar de pruebas recabamos desde entonces, incluidas las palabras de la India Catalina cuando acusó a su concubino Pedro de Heredia de robar el oro de la corona, que entrañan ese despojamiento de lo personalista que es necesario para escribir la historia: “Estuve con el dicho Pedro de Heredia mucho tiempo, y he sido su criada, pero por eso no dejaré de decir verdad”.

0
0
            

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply