hola
  • Ascendido a Miembro de Número en la Academia de la Historia de Cartagena de Indias por "Entre las huellas de la India Catalina", 29 de junio de 2017
Cartagena

Bazurto, el lugar turístico

Susan Sarandon no quería irse de Bazurto tras el desayuno que le brindó Juliana Rojas durante el Festival de Cine de Cartagena en 2016. Es claro que fuera de la gustosa culinaria, la experiencia de sumergirse por algunas horas en la vida de otro pedazo de Cartagena, como vivir una visita al mercado del Boquerón en Barcelona, la sedujo. Ya forma parte de algunas rutas para extranjeros, pero el esfuerzo aún es grande para hacer de Bazurto, el lugar turístico.

No es un secreto que varios de los factores que obligaron a reubicar al antiguo mercado de Getsemaní, en principio en tres mercados sectoriales: Santa Rita, Blas de Lezo y Bazurto —los dos primeros no sobrevivieron— son los mismos que hoy hacen pensar en la reubicación del mercado de Bazurto: el orden y la salubridad. Por entonces, el mercado de Getsemaní prácticamente obliteraba la calle del Arsenal como la calle Larga, y el problema de orden provocó una tragedia en los años sesenta por el estallido de dinamita y fuegos artificiales. Pero estamos en un siglo donde es posible compaginar seguridad y belleza en un sector que lleva 50 años también como lugar turístico de Cartagena. Hoy es posible encontrar salidas distintas a derrumbar, por necesidad, sitios que no nos gustan o que se tornan problemáticos. Rehabilitar es una expresión que hoy se impone antes que la palabra sepultar.

Ya es casi una frase de cajón decir que hay que defender a Cartagena de Indias, pero en la práctica son pocas las acciones además del ruido en los micrófonos o el borroneo de letra vana. En el drama de quienes viven de trabajar en el mercado de Bazurto y el encanto de quienes lo visitan hay una oportunidad —para ciudadanos, empresa privada y Gobierno— para volver sinceras las intenciones propaladas en la brisa y en el papel. He aquí el momento para hacer todo lo posible por mostrar con estética, orden y mucho orgullo a más de 30.000 trabajadores que con sus quehaceres pasean por la gastronomía, por las tradiciones y por la nostalgia de ese sector de Cartagena a propios y a turistas.

 

0
0
            

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply